English Español
Fashion Week STYLE

Collaboration Reforma

Foto
I had the Opportunity to collaborate with one of the largest Newspapers in Mexico City, Reforma. Here is the article published online.
——–
La capital de Costa Rica se convirtió en punto de reunión para los fashionistas interesados en nuevas propuestas de diseño
Diana Carolina Reyes para REFORMA.COM / Especial

Fanáticos de las pasarelas se dieron cita en el Mercedes-Benz Fashion Week San José, plataforma considerada por muchos como la ventana más importante de moda en Centroamérica.

Celebrada del 27 al 30 de abril, se inauguró en el salón ARBOLEDA del Hotel Intercontinental en San José, donde diversas propuestas fashionistas se mostraron de manera innovadora por medio de un recorrido por las habitaciones del recinto.

A esto le siguieron múltiples desfiles divididos en tres días, cada uno presentado como un capítulo diferente.

Día uno

La primera jornada fue muy dinámica, convirtiéndose en un espacio de expresión para algunos de los diseñadores más reconocidos de Costa Rica.

Pilvertes, marca local conocida por su actitud y ‘street style’, arrancó el evento con un mob de bailarines de hip-hop. Obra Gris le siguió con una intervención de espacios donde modelos sobre un andamio portaron piezas de caídas suaves y lentejuelas que cambiaban de color al tacto.

La atención se dirigió más tarde a la nueva colección de Jennifer Lang, quien mostró bolsos en formas de confites fantasiosos y vestidos con imanes de flores intercambiables.

Ana Gutierrez presentó una serie de prototipos que mezclaban la moda con la tecnología. Joyas que se encendían para no olvidar el celular, zapatos que recargan smartphones y vestidos con luces LED que igualan el tono que uno desee.

Amo y Señor cerró con un desfile engalanado por caras de belleza única y conocidas blogueras de Costa Rica.

Día dos

El segundo día se centró en la temática latina. El lobby, ambientado como mercado, con diseño y maridaje de chocolates y vinos, daba entrada a la pasarela.

Cinthia Monge abrió la noche con su nueva colección, una serie de patrones y palazzos perfectos para el clima tropical. Las modelos de Marcelle Desanti bailaron a ritmos costarricenses por la pasarela, mostrando la indumentaria playera y juvenil de la diseñadora Tica.

De acuerdo con la directora del evento, Leonora Jimenez, este año se buscó que hubiera una temática urbana y looks que se pudieran adaptar a las condiciones del país, refiriéndose a precios, accesibilidad y telas.

Así, marcas comerciales cómo Benetton, Hale Bob y Saúl continuaron el desfile mostrando las nuevas tendencias disponibles para el público de la región.

Día tres

Las luces de la pasarela se encendieron y dos modelos contorsionistas pintados de blanco y portando nada más que delantales de látex se desplazaron por el suelo.

Su danza fue acompañada por la colección de Bryan Cecas, quien con piezas de siluetas geométricas y vestidos de tubo ofreció la propuesta más conceptual del evento. A ésta le siguieron las marcas comerciales, con lo mejor del ‘street style’.

La diseñadora Alejandra Quesada y la marca de lencería colombiana French Vanilla cerraron la noche como invitadas internacionales.

Alejandra mostró diseños ‘prêt-à-porter’ con patrones coloridos y gráficos que plasmaban una utopía de arcoiris y bosques en cada prenda. En tanto, French Vanilla reveló diseños elegantes, llenos de encaje y feminidad al estilo colombiano.

La última jornada también incluyó talento nuevo, pues previamente se ofrecieron pasarelas estudiantiles de la Universidad Creativa y de la Universidad Veritas, las dos escuelas creativas más importantes de Costa Rica.

Estilo Costa Rica llenó el segundo evento del día con diseñadores emergentes, antes de la esperada presentación nocturna.

La marca Colombiana Pink Filosphy inauguró el desfile principal, de inspiración bohemia y romántica. Rob Chamaeleo contrastó con música electrónica y una propuesta que evocó a los años 90.

En tanto, Toribio, la marca de Óscar Hernandez, quien diseña piezas artesanales de piel, destacó con motivos equinos y un styling minimalista.

A éste le siguió Alfredo Martínez, diseñador mexicano que presentó su colección “Tea for Two”, de estética ‘lady-like’ impecable. La paleta, los cortes y cada detalle fueron cuidados a un nivel ejemplar, a lo que le siguió la colección de gala de Bihbu Mohapatra.

Muchas de las telas de este diseñador ‘bespoke’ provienen de Japón, para luego ser bordadas en la India y confeccionadas por su equipo en Manhattan. El movimiento fluido de sus vestidos de gala, su fama y el carácter atemporal de su propuesta lograron una ovación de pie.

VER EL ORIGINAL

You Might Also Like