English Español
This Place TRAVEL

Sea Influence

img_8841.jpg

A few days ago Line Up trends gathered the top bloggers in Costa Rica to take them on an adventure.
“The engine, speakers and cameras went on. We had a cocnut on one hand, and Mango shades in the other. Nothing else. Our personalities were a range of the full spectrum and our styles unique. Happy to be at sea again, I lied down at the bow (front of the boat). Placed my hat over my face and felt the rays of sun warm up my body. That day we were free” – Read the entire story below.
Thank you Line Up Trends for this adventure.
 Uber Costa Rica for taking us.
Marina Pez Vela , thank you for having us and Z Gastro Pub for feeding us.

                                  

6:30am. Por fin llegué a la primera aventura de line up trends.
-“¡Holaaa!, ¿Di Carolina, de Flight of Spice, verdad?” –  Un saludo super amigable me hizo alzar la mirada.
Era una mañana de sábado fría. Yo llevaba sandalias metálicas, shorts de Cortefiel, mi peasant shirt favorita de MaxMara, un sombrero de ala ancha y lentes enormes. Desmañanada pero siempre chic. Aún sacando mi beach bag del coche, escuche el saludo.
– “¡Ey, Lissa!, ¡¿cómo estas?!”, lo devolví.  Lissa en persona. Primer blogger del día. Aún no conocía a las chicas con las que viajaba. Amo esa incertidumbre antes de escuchar historias nuevas.
Obviamente Lissa era tan puntual como yo. Divina, con un estilo impecable y super social. No había llegado nadie más que nosotras y los chicos de Uber. En Starbucks nos topamos a Maia: Off the shoulder shirt, sombrero, tote, capri pants y un aire super fresco. Era idéntica a sus fotos; sólo le faltaba Lulu.
Para entonces ya habían llegado las demás y el equipo de line up nos esperaba. Aún semi dormidas regresamos a las camionetas que nos llevarían a la Marina Pez Vela en Quepos. A la distancia se podía oler el bronceador de coco y se veía la cajuela repleta de bolsas de CortefielAdolfo Dominguez, Springfield, OVS,Mango, Max Mara. . . Los paquetes despertaban intriga.
María llegó con un knit boho chic. A ella ya la conocía de proyectos anteriores. Como siempre apareció con una sonrisa enorme y un porte super natural. Estábamos todas y comenzaba el viaje.
Los primeros 20 minutos del camino fueron silencio absoluto. Ya saben, todo lo que quieran, “But first, coffee”. . . y bueno, obviamente, íbamos pegadas al celular preparando el primer post del día (si nos siguen seguro los vieron).
Para cuando llegamos a la marina, ya habíamos intercambiado anécdotas esotéricas, compartido el significado de sueños recurrentes y conocíamos una antología de historias de nuestras vidas fuera del blog. Historias de aquellas que nunca publicaremos.
Nos bajamos en un lugar espectacular.  Estibaliz de la Marina Pez Vela nos recibió como princesas y nos contó del viaje, del yate y la variedad de sitios que existían dentro del complejo. Cata e Irene la escuchaban como si les estuvieran tomando fotos todo el tiempo. Modelos natas a leguas… y, a decir verdad, ambas tienen ese “sparkle in the eye” que delata que están tramando travesuras. Cómplices, sin duda alguna.
 
Nos subimos a un yate de lujo. Natassia parecía pertenecer a el, full pura vida, tal como se ve en su blog. Nos sirvieron fruta y women´s secret nos regaló los bikinis de última. Antes de zarpar ya brillábamos con bloqueador y nos encontrábamos postradas sobre la proa del yate riéndonos y tomando el sol.
Se encendieron el motor, las bocinas y las cámaras. Coco en la mano, lentes de Mango y nada más. Personalidades y estilos super diferentes sin prejuicios en un mismo yate.  Feliz de estar de nuevo en el mar me recosté con el sombrero sobre la cara y sentí los rayitos de sol en todo el cuerpo. Eramos libres. 
Gracias a Teresa del blog Gallo-Gallina por sus clases de crónica de sobremesa.

You Might Also Like